Archivo de la etiqueta: union europea

Cancún visto desde Copenhagen.

El resultado de la Cumbre sobre cambio climático celebrada en Cancún se puede valorar desde distintos ángulos. En mi opinión, una óptica interesante es hacerlo desde Copenhagen, es decir, desde la cumbre predecesora. Entre ambas hay un factor diferencial fundamental, un factor que en Copenhagen actuó de manera negativa y que en Cancún ha tenido, por el contrario, un efecto positivo. Me refiero a las expectativas que había sobre los resultados.

En Copenhagen, para un  buen número de países, existía en lo esencial, un solo objetivo: conseguir un acuerdo internacional vinculante sobre reducción de emisiones. El acuerdo no se alcanzó y la decepción fue tan alta como la expectativa que había creado.

La Cumbre de Cancún muestra que aquella lección se aprendió, y las expectativas fueron mucho más moderadas. Es cierto que en los resultados de esa Cumbre tampoco hay acuerdos rompedores, pero decisiones como, entre otras,  la creación de un Centro y una Red de tecnología climática para impulsar la cooperación tecnológica son interesantes porque la eficiencia energética es una vía esencial para compatibilizar la reducción de emisiones con la competitividad y  el crecimiento económico.

Durante un año,  hasta la próxima Cumbre que tendrá lugar en Durban (Sudáfrica), hay que ir definiendo cual pudiera ser el nuevo marco internacional que sucederá al Protocolo de Kyoto. Cualquiera que fuera  finalmente ese acuerdo, la experiencia nos indica que la flexibilidad, la eficiencia, la transparencia y la integración de todos los países -pequeños o grandes emisores de CO2- deberán ser pilares esenciales del mismo.

Cancún miró hacia Copenhagen para no cometer los mismos errores y acertó, siguiendo ese ejemplo Durban tiene que mirar hacia la larga trayectoria de Kyoto.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

La Presidencia Española de la Unión Europea víctima de un grave lastre

El objetivo de las Presidencias rotatorias de la Unión Europea es, en esencia, impulsar el proyecto común europeo. Cada país que ostente la Presidencia, enfatizará más o menos unos determinados objetivos, pero hay unas líneas maestras de actuación que van pasando de una Presidencia  a otra. Es, sin embargo, frecuente que surjan situaciones  inesperadas o que, otras conocidas, tengan un desarrollo más rápido del previsto. Y es precisamente ahí donde se pone a prueba en toda su intensidad la capacidad de liderazgo, la credibilidad y la confianza del  político al que toca presidir de la Unión Europea.

 

En el sentido anterior Tony Blair, Angela Merkel o Sarkozy son ejemplos claros de una imagen positiva  en el momento en el que sus países asumen la Presidencia. Pero el Presidente del Gobierno de España llegó  con una imagen muy distinta, lastrado por la falta de credibilidad  y de confianza, por una gestión que estaba convirtiendo a España en el país europeo más castigado por el paro, con uno de los mayores déficits públicos,  y con un deterioro general muy severo de los indicadores económicos. Pero siendo esa situación un mal aval, lo peor era la actitud negacionista de Zapatero ante la gravedad de la crisis y la consecuente incapacidad para afrontar el problema con la determinación necesaria. Todos (dentro y fuera de España) lo advertían pero él sistemáticamente lo ignoraba. Con ese bagaje  comienza la Presidencia Española de la Unión Europea. No era difícil pronosticar cual podía ser el balance final cuando, quien iba a estar al frente, había comprado todos los boletos  para que sus socios terminaran dándole un buen tirón de orejas y le impusieran cumplir unos deberes en su país, que por sí mismo era incapaz de asumir.

Hoy Zapatero ha intervenido en el Parlamento Europeo para hacer balance de la Presidencia Española. En el debate posterior  un diputado británico decía ” España es un gran país, pero la Presidencia española ha decepcionado a todos, también en España”. Al final lo que ha ocurrido es que ha pesado la imagen de Zapatero como político nacional. Un político cuya gestión, no solamente ha sido negativa para su país, sino que además ha contribuido significativamente a empeorar la situación de la Unión Europea. Por esta razón su papel ha sido marginal en los temas más importantes de este periodo como el Pacto de Estabilidad y Crecimiento.  Como señalaba otro diputado, en este caso español, ” lo que ha ocurrido es que Zapatero era parte del problema”.

Desgraciadamente la Presidencia Española de la UE ha tenido en la imagen de Zapatero un lastre grave por falta de credibilidad y confianza, y no un impulso. Esa Presidencia finalmente ha concluido, el problema es que  Rodríguez  Zapatero  continúa siendo el mismo lastre para otra Presidencia: la del  Gobierno de España.

4 comentarios

Archivado bajo Uncategorized